Manifiesto 2017

Manifiesto Octubre Trans Madrid 2017

MANIFIESTO OCTUBRE TRANS MADRID 2017

Nuestros cuerpos son armas de batalla

Volvemos a las calles un mes de Octubre más. A los barrios, a las plazas y a los espacios liberados para seguir denunciando la patologización de las identidades trans e intersex y demandar la autogestión de nuestros cuerpos y nuestros deseos, rechazando cualquier tipo de paternalismo institucional que decida por nosotres. Cada año somos más, nuestras luchas por unos cuerpos que nos pertenecen, se cruzan, haciéndose más amplias y plurales, más grandes. Todas aquellas personas que estamos fuera de la normatividad corporal, sexual, racial, de clase que exige esta sociedad, gritamos más fuerte: ¡Qué yo hábito mi cuerpo! ¡Qué existe diversidad de cuerpos!

“Ante la invisibilidad y el olvido, de cuerpes y cuerpas que estuvieron en primera fila para reivindicar nuestra  existencia y memoria transfronteriza, queremos recordar en voz alta a Sylvia Riviera y Marsha P Jonnson, mujeres transfronterizas, migrantes, negras, las cuales nos contienen, viven y nos acompañan en nuestra lucha hoy y siempre”[1]. También recordar a Diana Sacayán, travesti, como se decía ella, luchadora, brutalmente asesinada por no bajar la voz frente a las injusticias.

Decir, que estamos cansadas las personas trans negras, migrantes, refugiadas, racializadas en no ser realmente parte de las agendas de trabajo y cuidados en las instituciones, organizaciones, colectivos, en los espacios de izquierda feminista y transfeminista… Estamos agotadas de ser solo tomadas en cuenta para una foto o rellenar un espacio, un manifiesto, una pintura. Siendo algo que no representa la realidad en esos espacios… Cansadas de ser cuerpos inexistente, en una realidad latente. ¡Qué estamos aquí, muy cerca, y somos muches!

Existen otras  existencias, otres realidades, y no nombrarlas, no mirarlas, no visibilizarla ¡Es violento! “lo que no se nombra, lo que no está, simplemente no existe” ¿Y cómo lo llamamos a eso? ¿Cómo lo trabajamos, si no es una prioridad en mí, en su vida?!.

Por ello, las personas trans racializadas y no racializadas, la infancia y juventud trans, pedimos un trabajo consciente de base, sobre todas las realidades que se viven de cerca a nuestros espacios; y que está influya con abrazos, con sonrisas, con ira, con alegrías, con conflictos, con apertura, con escucha. El dejar de hablar, para escuchar… porque esto nos hará más fuertes, sensibles, conscientes y nos dará más herramientas para encontrar un camino que nos una, en una lucha contra los modelos establecidos. Y hacer tambalear este sistema Cisheteronormativo privilegiado que clasifica a los cuerpos por su género, sexo, color de piel, clase, etc.

Animando a fomentar la creación histórica del movimiento de redes de cuidados, amistad y afecto entre nosotres y en nuestros círculos. Para aquelles que no cuentan con su familia, o no la quieren, o la tienen muy lejos. A formar parte de redes que nos hagan bien, que no nos limiten, sino todo lo contrario.

Y agradecer, a les compis que estuvieron antes que nosotres, a les un poquito más mayores, que siguen por aquí o que no están, que nos ayudaron a pensarnos hoy de otra manera, que pusieron el cuerpo en condiciones más adversas y a quienes son nuestros mejores referentes de apoyo mutuo. Queremos anticipiar la sociedad que queremos.

También queremos denunciar las múltiples agresiones que sufren las personas trans, ya sea por parte de las instituciones represivas de este país, como es el caso de nuestras compañeras de Granada, retenidas y agredidas en comisaria por el mero hecho de estar ahí, de resultar molestas solo por existir, por no callar.

Como por parte de algunos sectores de la sociedad que pretenden anular e invisibilizar todo tipo de realidades que no se ajustan a la imagen cisheteropatriarcal mediante la intimidación y la violencia, como es el caso de nuestra compañera activista trans Vicky, que pidió refugio en el Estado Español, y aquí  mismo, a principios de este año fue agredida a la salida de una discoteca.

Esto son sólo dos ejemplos de lo que muches trans viven en su cotidiano, y no  olvidamos que hay muches que no pueden visibilizar esta realidades por temor a las represalias, por la puesta en marcha de toda la maquinaria represiva social e institucional para callarlos, mediante el encierro, ilegalización, la amenaza medica sobre sus propios procesos identitarios, procesos judiciales eternos e impagables, inaccesibles desde la precariedad, desgastantes psicologicamente, y un largo etc

Protestamos por todo lo sucedido y nos unimos a la reclama feminista: ¡No más transfeminicidios y feminicidios en cualquier lugar! ¡Ni una menos, ni aquí y ni allá! Estos son crímenes de odio, por transfobia, xenofobia, Son agresiones! ¡son transfeminicidios! …Nos están matando, invisibilizando, anulando… y no nos vamos a callar. Exigimos respuestas ante la multitud de violencias que sufrimos las personas trans, sudakas, con diversidad funcional, trabajadoras sexuales… pretenden negar nuestra existencia por un lado, y por otro hacernos encajar en su modelo de normalidad.

No perdonamos los silencios que generan medios y familiares para ocultar las vivencias intersex, generando que aún hoy en día, haya personas de este colectivo que no sepan que fueron intervenides, en un quirófano, cuando eran peques, con todas las preguntas sin contestar que puede generar eso pero que, en cambio, si que lo puedan llegar a saber familiares lejanos que nunca han visto a esta persona, tejiendo así un silencio desgarrante sin voluntad de que se rompa de ninguna manera.

Estamos en contra de los presuntos profesionales que nos catalogan de enfermes y nos tratan como tal, en el día a día… ¡NO queremos ser tratades como tal!…Queremos vivir nuestras vidas sin que nadie decida por nosotres. Nosotres decimos quienes somos, nuestra voz es la que nombra nuestra identidad, y NADIE MAS. Nuestros cuerpos son nuestros, porque ¡en nuestros cuerpos mandamos nosotrans y solo nosotrans!! Los procesos los elegimos y decidimos nosotrans y la figura médica solo acompaña y asesora, no queremos relaciones jerárquicas entre médicx y personas trans.

Reclamamos, como personas dueñas de nuestros cuerpos que nuestras identidades TRANS sean sacadas de los manuales de psiquiatría ¡¡YA!! No queremos ser tratadas ni como una comunidad trastornada, ni disfórica de género. Por eso, junto a la plataforma Stop Patologización TRANS, denunciamos las violencias que se ejercen en nuestros cuerpos íntersexuales y transexuales, la patologización de nuestras identidades y las graves consecuencias que implican los protocolos médicos.

Rechazamos aquellos manuales que psiquiatrizan todos aquellos comportamientos que se salen de la norma (prácticas sexuales, formas de ser y estar no clasificadas como “normales”, etc.) Por ir en contra del libre desarrollo de la personalidad.

Porque el género* es violencia en sí mismo, gritamos ¡qué no vamos a seguir los estándares corporales impuestos por un régimen opresor cisheteropatriarcal!. El mismo que nos trata como sujetxs pasivxs y nos hace desconfiar de un sistema de salud, vendido al servicio de la industria farmacéutica, que nos obliga a existir bajo unas categorías de hombre o mujer binarias-hegemónicas.

Muy al contrario, queremos leer nuestros cuerpos con nuestra mirada, vivirlos, crearlos y gozarlos, sin tener que responder a una norma.*

Nos preocupan la infancia y adolescencia trans*, y por ello, defendemos su libre expresión de sexo y género como parte de sus derechos fundamentales. Rechazamos cualquier intento de patologización, dirección o reeducación por parte de las instituciones y les presuntes profesionales. Rechazamos la tutela adultocentrista y las crianzas basadas en la presunción de cisheterosexualidad.

El lema de este año, “Nuestros cuerpos son armas de batalla”, es un guiño a la frase histórica del movimiento feminista “Mi cuerpo es un campo de batalla”. Hoy, preferimos

Nuestra versión hackeada, porque queremos desplazar la óptica de que lo trans con lleva todo el tiempo sufrimiento, dolor, rechazo y malestar. Nuestras vivencias son deseables,

Están bien, queremos parar de pensar lo trans siempre desde la disforia, y percibirnos de otra manera: tenemos potencias, posibilidad de reír,  disfrutar, besar, explorarnos… es decir, podemos usar nuestras vivencias trans como forma de crecer más allá de nuestra propia imaginación.

Por otro lado, elegimos este lema y señalamos la palabra arma porque apostamos por modelos en los que no seamos pasives ante las agresiones, no deseamos esos modelos de victimización de las agresiones, aunque a veces tengamos que correr, o en otras no podamos hacerlo y efectivamente lleguemos a denunciar.

Queremos crear nuestras propias herramientas de autodefensa  porque las agresiones son siempre una probabilidad y nosotres les plantamos cara. No vamos a dejarnos intimidar. Aunque luego el sistema altere la realidad y pretenda culpabilizarnos por hacer el trabajo que nadie está haciendo.

Tomando en cuenta eso,

Exigimos y reivindicamos en el Estado español:

–       La retirada de los actuales protocolos sanitarios que estigmatizan nuestras vidas, nuestros cuerpos permanentemente, queremos un acceso real para aquellas personas trans que decidimos iniciar procesos de hormonación, un acceso sin condiciones subjetivas a las intervenciones quirúrgicas en la sanidad pública. Sin una etiqueta que nos meta en una categoria binarista

–  Exigimos el desarrollo inmediato de los protocolos que marca la Ley de identidad y expresión de género de la Comunidad de Madrid, así como del resto de cuestiones recogidas en la misma. La documentación provisional, la dotación económica en sanidad y educación, las medidas de inserción laboral para personas trans…

– No queremos pasar por la maquinaria de la “cisheteronormatividad” que pretende reproducir el modelo de hombres y mujeres cisexuales, sin la cabida de otros cuerpos, otras identidades. Nuestro rechazo y negación absoluta a ser asimilades por este sistema capitalista, machista, racista, cisexista y clasista.

–      Por la despatologización inmediata de las identidades trans en el Estado Español.

–       Exigimos, una cobertura sanitaria totalmente pública y accesible para todes, migrantes o no migrantes, preservando por encima de todo, la autonomía de decisión de las personas trans e intersex.

Una vez más en el estado español se es vulnerado el derecho de personas hormonodependientes. No es casualidad que el empobrecimiento en calidad y desabastecimientos se esté dando sobretodo en la testosterona, estrógenos y antiadrógenos, utilizados por las personas trans.

Como sucede con el caso de los estrógenos, que desde el 2009 han ido siendo sustituidos por alternativas cada vez más baratas y con mayor perjuicio para la salud. Queremos reivindicar que vuelva el estradiol inyectable y que se presione a los laboratorios para producir un antiandrógeno que, a diferencia del androcur, no altere la dopamina, cuyo mal funcionamiento puede producir depresión.

–       Libertad absoluta para elegir nuestros nombres y sexo en nuestros documentos, sin tener que esperar los dos años de tratamiento médico, ni de un juez de paz como recoge la actual Ley de Identidad de Género del año 2007, que dificulta nuestro “buen vivir” en los ámbitos sociales, laborales, sanitarios y educativos.

– Admitir la identidad de género y sexual de las personas migrantes, racializadas trans sin que tengamos que esperar la nacionalidad española. El no admitir son prácticas racistas y xenófobas.

– Formación para les profesionales del ámbito social, educativo, y de la salud sobre las múltiples manifestaciones de la diversidad humana. Que les niñes, jóvenes y mayores trans seamos tratades de acuerdo a nuestro género y sexo sentido, en los colegios, institutos, lugares de trabajo y centros de mayores. Que no se nos dirija, tutele o se cuestione la expresión de nuestra identidad, evitando situaciones que se producen diariamente como el acoso, la exclusión social y la indiferencia.

– Que aquelles que se nombran como expertos dejen de decidir por nosotres sobre cirugías, hormonación, tratamientos, bloqueadores o aborto y nos dejen desarrollarnos libremente con nuestra identidad hasta y donde queremos ser y estar.

– El fin de las sospechas dentro de los movimientos y círculos lgtbiaq o feministas hacia las personas transfemeninas, el fin de la reproducción de los patrones de opresión. De los cuestionamientos entre colectivos oprimidos. De la revictimización de las personas transfemeninas. Excluídas para el sistema cisheteropatriarcal, cuestionadas dentro del feminismo.

También, la apertura así de estos movimientos, a veces tan herméticos, a las personas en cuestionamiento de su identidad de género, que os avisamos, algunes están ya aquí dentro de las trincheras, solo hay que observarles, y otres no están, cada une tenemos la posibilidad de poder cuestionarnos, de vivir nuestros propios procesos, de ser autónomes en nuestras propias vidas.

Por ello, las personas trans racializadas y no racializadas, exigimos un trabajo consciente de base, en organizaciones, movimientos sociales…sobre todas las realidades diversas que conviven en nuestros espacios. De personas de aquí y de allá, con papeles y sin ellos. Porque cada realidad es distinta pero habita en un mismo lugar.

-Exigimos el cierre de los CIEs, que una cárcel, que encierran a las personas por el solo hecho de no contar con un papel español, se efectúan mediante redadas racistas en la calle. Los CIEs, en dónde las personas trans, LGBQ + sufren especialmente violencias fisicas y psicológicas por les mismes funcionaries públiques.

-Exigimos una verdadera acogida de personas trans refugiadas en el Estado Español. Las cuales en dicho proceso deben relllenar solicitudes y presentar múltiples pruebas, que certifiquen y demuestren que son activistas trans en sus países de origen. Estos trámites son pasos indignantes para las personas solicitantes de asilo y que en  la mayoría de los casos, terminan siendo rechazadas y devueltas a su país.

Estamos hartas de que nuestra diversidad de cuerpos trans, intersex, diverses funcionales, migrantes o trabajadoras sexuales se estigmatice, y se nos asocie con la humillación y la vergüenza. Nuestros cuerpos no son incongruentes. Reinventamos nuestros deseos y nuestras prácticas sexuales. No queremos normativas ni restricciones que nos digan como habitar el espacio público, ni tampoco cómo vivir nuestros procesos.

Por eso sí no, nos dejan estar, entraremos igual, con nuestras cuerpos y cuerpas…. POR QUE NUESTROS CUERPOS SON ARMAS DE BATALLA!

[1] Manifiesto: Del Bloque de la Manada Antirracista Madrid, 2017.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *